Esta semana estuvo llena de cosas extrañas: el primer Porsche eléctrico, el Panteramóvil de la Pantera rosa y hoy, para cerrar, un momento bien WTF: el momento en que un Jeep parte un Lamborghini Huracán 2015 a la mitad. Antes que nada, hay que aclarar que el incidente no tuvo víctimas fatales, así que tranquilo, puede ver el video una y otra vez sin ningún remordimiento. De paso, aprovechemos la ocasión para hablar sobre por qué este tipo de carros se rompe en dos cuando pasan accidentes así.

¿Por qué la gallina el Lamborghini cruzó la calle?

El incidente ocurrió en el centro de México, en la carretera entre las ciudades de Toluca y Atlacomulco y frente a la estación policial de Jocotitlán. Fue precisamente una cámara del CCTV de esta estación la cual grabó los hechos y aunque la calidad del video no es la mejor, es lo suficientemente clara para ver lo que sucede. Todo empieza cuando una caravana de dos superautos, un McLaren y el Lamborghini, escoltados por un Chevrolet Tahoe policial intenta salir de una intersección y atravesar la carretera.

El Tahoe se asoma primero para cubrir a los dos exóticos, pero se detiene justo en el punto en que bloquea la visibilidad al Lamborghini. Ahí, ya paila. El Lamborghini no se detiene, lentamente intenta cruzar la carretera y es impactado por un Jeep Compass que lo último que esperaba era un superauto en el lugar y momento equivocado. El Jeep impacta de frente contra el costado del Lamborghini, partiéndolo a la mitad, y va a parar algunos metros más adelante en un pequeño lodazal en el separador.

El resultado, como ya mencioné, no incluye víctimas fatales. Bueno, víctimas humanas, porque el Huracán quedó inservible. El Compass también sufrió, pero definitivamente no tanto como el Lamborghini. Como en tantos otros videos de superautos accidentados, la sección trasera entera del Lamborghini se desprende del habitáculo.

¡Para quedar hecho pedazos!

La razón de esto, sin embargo, no es una construcción frágil sino todo lo contrario: es lo que sucede cuando un chasís utiliza al motor como miembro estructural. Esto quiere decir que el chasís y el motor no son estructuras independientes, sino que el motor hace parte del chasís. Es un diseño que permite reducir el peso y distribuirlo mejor. Pero, cuando los soportes del motor se rompen, cosa que solo sucede en casos de impactos graves, el chasís queda dividido en dos: el motor y todo lo que esté detrás por un lado, el habitáculo y la sección delantera del chasís por el otro.

Afortunadamente, el incidente no pasó a mayores: no hubo más implicados y en cuestión de minutos llegaron los equipos de emergencia para acordonar el área y socorrer a los heridos. Los pasajeros del Compass, quienes menos culpa tenían, fueron los que llevaron la peor parte, pero de milagro no se reportan heridas graves. Todavía no es claro qué hacía esa exótica caravana con acompañamiento policial, aunque abundan las suspicacias al respecto. Lástima, y pensar que un poquito de prudencia vial habría salvado ese hermoso Huracán…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here