Volver al Futuro 35 años

Volver al Futuro cumple 35 años y si en su cédula registra como fecha de nacimiento entre los años 60 y 90, seguramente sabe porqué le dio click a esta noticia; por el contrario, si aprendió a manejar en un Twingo y creció escuchando a Blink 182 o Linkin Park, también es bienvenido. Probablemente usted es parte de una población que necesita conocer un poco de aquella época dorada cuando MTV era bueno, y cuando jugar Pac-Man era mucho mejor que Fortnite. 

Es por eso que hoy, en pleno 2020, programamos un DeLorean DMC-12 para regresarnos al 3 de Julio de 1985 y darle un paseo gratis por la mejor década del siglo 20. Un salto 35 años atrás para conmemorar precisamente el estreno de una de las trilogías de ciencia ficción más importantes de la época: Volver al Futuro.

Ese DeLorean producido en Irlanda del Norte pero concebido por una compañía fundada en Estados Unidos, que se convertiría en uno de los más importantes autos estrella del cine mundial, invadiendo los teatros con las aventuras de un tal Marty McFly y un lunático científico al que le llamaban “Doc”.

Un trio inolvidable de una de las sagas de ciencia ficción más recordadas y que, apelando a la nostalgia, aquel DeLorean por los años prevalecería, convirtiéndose en objeto de culto. Hoy, 35 años después, toda una generación reconoció que las alas de gaviota no solo le quedaban bien al Mercedes-Benz 300 SL.

Back to the 80s

Volver al Futuro hoy cumple 35 años y es por esta razón que en esta escapada al año 1985 tendremos como misión conocer y recordar al DeLorean DMC-12. Sí bien este modelo se hizo muy famoso gracias a la película que se estrenó aquel 3 de julio del año en mención, su historia realmente comienza unos pocos años atrás, en 1975.

En aquella ocasión, John Zachary DeLorean, un joven ingeniero de Detroit comenzó a reunir fondos para crear su propio vehículo pero no sería sino hasta 1981 cuando pudo cumplir este sueño, en Irlanda del Norte, donde comenzó la producción del icónico DMC-12, llegando a producir un total de solo 17.783 unidades en un periodo de 2 años

John DeLorean y Giorgetto Giugiaro discutiendo el diseño del DeLorean en 1978.

Lamentablemente, los sobrecostos en producción y algunos problemas jurídicos llevaron a la DeLorean Motor Company a terminar su historia antes de lo previsto en 1982. Una historia fugaz pero que 3 años después, para 1985 en el estreno de Volver al Futuro, este modelo comenzaría su verdadero salto a la fama hasta convertirse hoy en una estrella de cine que todos conocen y con la que todos quieren su selfie. 

Ese espectacular alas de gaviota que montaba un motor V6 de 2.8 litros, capaz de erogar hasta 170 caballos, con un diseño retro y futurista que le concedería el paso directo a su papel estelar, convirtiéndose así en la máquina del tiempo más famosa del mundo. 

Michael J. Fox como Marty McFly

«Un momento Doc, ¿Quiere decir que ha construido una máquina del tiempo en un DeLorean? «

Esto le replicó Marty McFly al Doc en la primera parte de la trilogía en 1985. Seguido de esto, el Doc respondió: «Siempre he pensado, si vas a viajar al pasado, hazlo con estilo, ¿Y qué mejor que con un DeLorean?.»

Evidentemente no se trataría de un DeLorean cualquiera en la ficticia ciudad de Hill Valley, California. Era una invención que cambiaría para siempre el destino del mundo –o al menos para los protagonistas– en aquella época ochentera, donde pensar en el 2015 era imaginarse autos voladores y ciudades sin autopistas.

Con un sofisticado sistema de condensación de flujos capaz de poner al vehículo en cualquier año del pasado o el futuro, el DeLorean desafiaba la física cuántica transportando a diferentes décadas a quienes se atrevieran a digitar cualquier fecha en el computador. El DeLorean además de FUEL, necesitaba plutonio para funcionar y así generar la corriente eléctrica necesaria.

Christopher Lloyd (I) como el Doc Brown y Michael J. Fox (D) como Marty McFly – Credito: Universal Studios

Según el Doc, para activar el condensador de flujo se debía llevar al DeLorean hasta una velocidad máxima de 140 km/h, no sin antes haber configurado en el panel de destino la fecha a la que se quería llegar. Después de esto era simplemente acelerar, volar por los cielos y esperar, pues el DeLorean hacia el resto. Era bien complejo, la verdad, pero el invento ya estaba hecho a tal punto, que incluso el mismo McFly, luego de varios intentos, lo pudo dominar.

Felices 35

Entre las curiosidades de la filmación, pese al buen motor V6 del DeLorean, el sonido impostado para la trilogía fue tomado del V8 de un Porsche 928, además se usaron un total de 7 DeLorean en toda la saga, de los cuales solo 3 unidades existen actualmente, siendo Universal Studios el propietario de 2 de ellos. El último, usado en Volver al Futuro III, fue restaurado y salió a subasta en noviembre de 2011, siendo vendido por US$ 541.200 en diciembre de ese mismo año.

Sin duda alguna a esta película le debemos el amor al DeLorean, por lo menos, en mi caso particular. Y es por esto que hoy queremos recordarlo en sus 35 años de aniversario como estrella en Volver al Futuro. Más allá de una obra maestra en la producción de Steven Spielberg, se trata de un referente importante que aún sigue vigente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here