BMW iDrive

BMW acaba de presentar una nueva generación del iDrive, el sistema operativo para sus vehículos de ahora en adelante. Se trata de una revolución en lo que a funciones y capacidades se refiere, pues tiene que adaptarse a la llegada de los vehículos eléctricos. Este sistema se perfila como un asistente activo para el conductor con la capacidad interactuar con los usuarios de manera inteligente. Este será un sistema que llegará para dejar atrás a su máximo rival, el MBUX de Mercedes-Benz.

Una sesión personal

Esta nueva generación del BMW iDrive llegará para ponerse a la par de los teléfonos inteligentes, pero con más gadgets físicos. Por ejemplo, varios usuarios pueden iniciar una sesión aparte al entrar al auto. Esto permite ajustar la posición del asiento, el volante, la información y hasta el modo de manejo automáticamente. Esta información es transferible a otros vehículos de BMW, por lo que no habría que ajustarlo desde cero. Solo hace falta iniciar la sesión en el nuevo auto.

La inteligencia artificial del nuevo BMW iDrive aprende de situaciones repetitivas, preferencias y otros detalles para manejarse de manera predictiva. Por ejemplo, al salir de la casa a una hora habitual, prepara la información del tráfico hacia el lugar de trabajo, ajusta la música y maneja otros parámetros que normalmente haría el conductor todos los días. Además, tiene un modo llamado Efficient que evita la sobrecarga de información y muestra solo lo indispensable. Con esto se busca disminuir la carga de tareas e información al conductor.

Un asistente para controlarlo todo

Para disminuir más aún esa carga, el nuevo BMW iDrive ahora viene con un asistente controlado por voz más intuitivo. Este asistente es capaz de saber quién le está hablando y así interactuar con esa persona sin interferir con la información en las pantallas. Este asistente personal puede realizar una gran variedad de tareas y ya no solo se limita al entretenimiento. También puede programar recordatorios y asistir en algunas tareas al conductor.

Todas estas mejoras llegan después de 20 años de evolución digital por parte de BMW, que desarrolla al iDrive de octava generación para poder hacer una cabina más limpia. Muchas de las funciones que estaban siendo operadas con botones físicos poco a poco pasarán a operarse dentro de la pantalla de manera más intuitiva y personalizada. Esto permite que la cabina esté más despejada. Esta evolución del iDrive llegará primero con el BMW iX y luego con el i4, por lo que sería la nueva hoja de ruta en lo que a diseños interiores se refiere.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here