Ya sea a nivel profesional o amateur, el automovilismo muchas veces se trata de callar bocas y precisamente para eso está el nuevo Corvette C8.R. Mientras algunos renegaban del nuevo diseño con motor central y otros juraban que la esencia del Corvette se perdió con este cambio para ellos innecesario, Chevrolet estaba preparando esta belleza para contestarles como es debido: con resultados, en la pista. Además, el C8.R llega a buena hora pues su predecesor no dio exactamente los resultados esperados…

Back in the game

Como mencionamos en nuestro artículo sobre el lanzamiento del Stingray C8 y en nuestra revista impresa, el Corvette C7 llegó al limite de lo que podía hacerse con una plataforma tradicional de motor delantero y tracción trasera. Y eso no lo digo solo yo, también lo creía el padre del Corvette y lo dice el presidente de General Motors y el palmarés del Corvette C7.R. En sus cinco años de competencia, el C7.R se coronó campeón de Le Mans apenas una vez (2015) pues le ha costado seguirle el paso a sus oponentes con motor central de Ferrari, Porsche y Ford. Comparemos esto con las tres victorias en Le Mans del Corvette C5.R (2001, 2002, 2004) y las cinco victorias del C6.R (2005, 2006, 2009, 2011 y 2012).

Clasificación R: Racing

Así las cosas, el cambio era más que necesario y la gente de Corvette Racing recibió al nuevo C8 con los brazos abiertos. De hecho, no se diseñaba un Corvette de carreras partiendo de ceros desde el C5.R, un diseño que evolucionó en el C6.R y el C7.R. La base es, claramente, el Stingray C8, pero complementado con los toques necesarios para un carro de pista de talla mundial. Adelante encontramos un splitter y canards para mayor carga aerodinámica, así como luces adicionales donde normalmente irían entradas de aire para el radiador. Atrás, la configuración de motor central permite usar un difusor gigante que trabaja en conjunto con el alerón trasero para plantar la cola al suelo. Pero la mayor sorpresa está bajo el capó…

¿De la pista a las calles?

La presentación oficial del Corvette C8.R 2020 tuvo lugar en vísperas de la Petit Le Mans que se correrá este fin de semana en Road Atlanta, donde también veremos una versión conmemorativa del Porsche 911 RSR. Allí, representantes de GM confirmaron que el motor del C8.R será muy distinto al motor LT2 del Stingray C8. Las normas permiten una cilindrada máxima de 5,500cc, así que ese será el tamaño del V8 en el C8.R, pero hay más. El sonido en el video no es de un típico V8 y es porque, efectivamente, no es el caso: el Corvette C8.R usará un motor con cigüeñal de corte plano y culatas con doble árbol de levas.

¿El resultado? Alrededor de 500 caballos de potencia y 480 libras/pie de torque. Curiosamente, no es la primera vez que un Corvette utiliza un motor con configuración DOHC. En 1990, el Corvette C4 ZR-1 recibió el motor LT5 desarrollado conjuntamente con Lotus, esa Lotus, fabricado enteramente en aluminio y con cuatro válvulas por cilindro. Y todo parece indicar que un Corvette de calle volverá a tener esta configuración pues las reglas de IMSA exigen que se fabrique un mínimo de 300 unidades del motor usado para correr. ¿Será que el Corvette C8 Z06 está más cerca de lo que pensábamos? Tal vez Chevrolet nos tenga una sorpresa para las 24 Horas de Daytona del próximo año, el debut del C8.R…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here