Todavía no es del todo oficial, pero definitivamente es más que un rumor: el BMW i8 dice adiós. BMW ya había confirmado en 2019 que el vehículo insignia de su marca i dejaría de fabricarse este año, pero hay reportes de que esto sucederá apenas en abril. Al mirarlo cuesta creer que el i8 haya salido al mercado hace seis largos años, un año después de la introducción del BMW i3. Pero, aunque el diseño futurista de su carrocería en fibra de carbono todavía podría considerarse perfectamente vigente, no puede decirse lo mismo sobre su tecnología…

Un secreto a voces

En 2018 BMW actualizó el i8 con 12 HP más y una batería de 11,8 kWh, pero fuera de eso y de algunas ediciones especiales, sigue siendo el mismo carro que en 2014. La última de esas ediciones, denominada Ultimate Sophisto Edition, salió a finales de 2019 en un exclusivo color exterior Gris Sophisto con acentos cobrizos. En ese momento, BMW confirmó que 2020 sería el ultimo año de producción del i8. Pero, hace poco, un portavoz del fabricante bávaro fue más allá y le confirmó a un periodista de Autocar UK que los clientes interesados en el i8 deberán acercarse a un concesionario BMW a más tardar a finales de febrero.

BMW i8 Ultimate Sophisto Edition

Seis años podrán sonar como poco tiempo, pero seis años son una eternidad en nuestra era. Pienselo; en 2014 Uptown Funk de Mark Ronson y Bruno Mars era LO ÚLTIMO, Juan Manuel Santos fue reelegido y 357 caballos de potencia en un carro hibrido eran más que suficientes. Durante este periodo de tiempo, las tecnologías de electrificación e hibridación han avanzado a pasos agigantados. Hoy en día BMW ofrece sistemas igual o más avanzados en casi todos los modelos de su gama EfficientDynamics y es por eso que el i8 tiene los días contados.

Seis largos años

En 2014, el motor un motor tres cilindros turbo de 1500cc y 231 HP era cosa seria, al igual que un motor eléctrico de 129 HP y una batería de 7,1 kWh. Eso es prácticamente lo mismo que trae un BMW X1 xDrive25e 2020; 220 HP a gasolina, 95 HP eléctricos y una batería de 10 kWh. El BMW 330e 2020, por ejemplo, tiene una autonomía eléctrica de 60 kilometros; casi 50% más que el i8. En otras palabras, el esbelto coupé está tan rezagado en tecnología que es comparable con un crossover compacto y un sedán de la Serie 3. El i8 dice adiós simplemente porque ya no es tan novedoso como para representar el tope de la gama.

Es más, en Inglaterra el BMW i8 se está vendiendo en algunos concesionarios con un descuento de hasta £20,000. Esto lo lleva a uno a pensar que los distribuidores tienen unidades acumuladas en su inventario y están ansiosos de deshacerse de ellas. No sorprende, considerando que estamos hablando de un deportivo desactualizado que vale £115,105 y trae el motor de un Mini Cooper. Pero, independientemente de todo esto, es imposible negar que el BMW i8 era más que una cara bonita. Representó una nueva dirección para BMW que combina desempeño con sostenibilidad, una propuesta que esperamos rencarne en un nuevo modelo top de producción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here