Cada vez llegan más vehículos híbridos a nuestras tierras, más asequibles y más interesantes que antes. El arribo más reciente es esta belleza: el BMW 330e de la generación G20, el cual fue lanzado en el salón de Ginebra hace pocos meses y que Autogermana ya está trayendo a nuestro país. Y, aunque las combinación gasolina/electricidad no le agrade a todos, el 330e incluye sorpresas que BMW espera sean suficientes para convencer a los no creyentes.

Lo mejor de dos mundos

Como todo en la vida, las plataformas híbridas tienen sus ventajas y desventajas. Arranquemos con las ventajas: una aceleración de 0-100 km/h en 5,9 segundos y una autonomía de 60 kilómetros en modo full eléctrico. Pareciera que estamos hablando de dos vehículos diferentes, pero no: esa es una ventaja de los híbridos enchufables como es el caso del 330e. Aportando la mayoría de la potencia encontramos el motor de combustión B48B20 de 2000cc, equipado con un turbocargador twin-scroll, inyección directa y repartición variable. Esta unidad, compartida con el 320i y el 330i, produce 184 caballos de potencia a 5.000RPM y 300 Newton-metro de torque a escasas 1.500RPM.

¡Pero es la misma potencia que el 320i y demora una décima de segundo más de 0-100 que el 330i!”, dirán los más sabiondos. Sí, pero todavía no hemos hablado del motor eléctrico, el cual suma 68HP para un gran total de 252HP y 420 Nm. Ah, eso sin mencionar un pequeño truco que BMW llama XtraBoost. Esta función adicional al modo Sport hace que la batería de 12 kWh envíe momentáneamente 41HP adicionales al motor eléctrico, para un gran total de 293HP. Además, cuando está activada la función XtraBoost, el acelerador y la caja Steptronic de 8 velocidades reciben ajustes específicos para máximo dinamismo. Y todo esto en un carro que rinde hasta 180 kilómetros/galón.

Tecnología sin perder la tradición

¿Las desventajas de una plataforma hibrida? Cada vez menores, pero una que es innegable es el peso. En el caso del BMW 330e, la versión Premium que se ofrece en Colombia pesa 1740 kilos. Sin embargo, la batería está montada en una posición baja y es posible equipar al 330e con la suspensión adaptativa M y el sistema de frenos M Sport si lo que se quiere es compensar las desventajas que representa el peso. Hablando del chasís, otra noticia que agradará a muchos es que el 330e manda toda su propulsión a las ruedas traseras, como la tradición manda. Al paso que vamos, tal vez ni el próximo M3 sea así.

Para completar, el 330e vendrá con todo el equipamiento de rigor en un vehículo de su categoría. Esto no solo incluye el sistema Driving Assistant Professional y un asistente de estacionamiento, sino también Apple CarPlay y una serie de apps exclusivas de BMW. Adicionalmente, el nuevo BMW 330e incluyen las funciones de precalentamiento y pre-acondicionamiento para mejorar la vida útil de su batería que, dicho sea de paso, demora poco más de 5 horas en llegar al 100% de carga con una conexión de 30 amperios. Ah, y como si fuera poco, cuenta con el respaldo de Autogermana y es una plataforma que EuroNCAP calificó con 5 estrellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here