Ford Mustang clásico eléctrico
- Publicidad -

Si la palabra sacrilegio tuviera una imagen en el diccionario, este auto sería la ilustración perfecta. El Ford Mustang original es quizá el vehículo más reconocible en el planeta. Además de ser una de las razones por las cuales casi todos disfrutan del inconfundible rugir de un V8. Como olvidar su aparición en Bullitt y en ambas versiones de 60 Segundos. Bueno, este Mustang podrá tener la silueta del pony car, pero va en contra de todo lo que representa. Porque este clásico Ford Mustang desecha al tradicional V8 por un motor eléctrico y un interior moderno.

Claro que, si usted es un purista a morir, esta no es la conversión de un Ford Mustang Clásico a un auto eléctrico. Todo lo opuesto, y en mi opinión, lo hace aún más atractivo. Charge Cars es la compañía responsable tras esta creación, que utiliza carrocerías construidas bajo licencia de Ford. Así es, Charge Cars obtuvo un permiso para copiar la silueta icónica del Mustang original, para crear un auto eléctrico único. Tal vez a usted no le agrade la idea, pero si las marcas decidieran construir de nuevo modelos icónicos con motores ecológicos y amenidades modernas, tendrían en sus manos un éxito rotundo en ventas.

Y si vuelven a vender autos clásicos, pero modernizados…

Ford Mustang clásico eléctrico 4
Cuando de Mustangs se trata, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. No sea que tanto torque signifique que otro Mustang perdió el control.

Para ser precisos, Charge Cars eligió la silueta del Ford Mustang fastback de 1967 para crear su clásico eléctrico. La compañía inglesa había develado sus planes en Goodwood hace un par de años, pero sólo hasta hoy pudieron presentar la versión final. El exterior es idéntico al Mustang 67, sólo que con unas minúsculas diferencias. Como las luces LED adelante y atrás, la parrilla frontal sellada y unos rines modernos. No obstante, las farolas modernas le dan un aspecto hasta misterioso a este pony eléctrico.

Charge Cars asegura que su Mustang eléctrico tiene un rango de 322 km entre carga y carga, y es capaz de rebasar los 100 km/h en apenas 3.9 segundos. Sé que las comparaciones son odiosas, pero un Mustang GT 67 con el motor 390 requería el doble de tiempo para lograr lo mismo. Sin embargo, la versión moderna eléctrica jamás podrá poseer el rugido clásico del motor Windsor o Cobra de Ford. Sólo que cuando se tiene acceso a 1500 Nm de torque y 536 hp, la electricidad no es tan mala idea.

Habitáculo hecho a la medida

Donde Charge Cars realmente brilla es en el interior, con una cabina hecha totalmente a la medida. Si bien toma inspiración del Mustang original, esta versión moderna emplea un tablero y consola central digitales, así como una transmisión automática operada por botones. La tapicería está compuesta de lujosos acabados en cuero que también recubren el volante “retro-moderno”.

El problema recae en que Charge Cars sólo hará 499 unidades de este Mustang. Cada una con un precio base de 350.000 libras, o 460.000 dólares. Con los precios de la gasolina y de un Mustang de esa época, tal vez no sea mala idea. Al menos para replicar la sensación de un adolescente en los sesentas comprando su primer muscle car.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí