Tesla Model S Convertible
- Publicidad -

Por allá en el 2008, una pequeña compañía americana se propuso construir un auto eléctrico que fuera divertido de conducir. Así fue como nació el Tesla Roadaster, un auto tan innovador que fue la portada de la primera edición impresa de Fuel Car Magazine. Hoy en día, Tesla sigue haciendo autos eléctricos divertidos, pero ya ninguno es descapotable. Para llenar ese vacío, Ares Design se dio a la tarea de transformar un Tesla Model S en un convertible gracias a una modificación profunda de su estructura. 

Una cirugía mayor 

Haciendo un sorprendente despliegue de ingeniería y habilidad artística, Ares Design convirtió al Tesla Model S de una berlina de gran tamaño a un convertible. La compañía italiana hizo un trabajo impecable haciendo una modificación tan complicada, pues parece que así hubiera salido de fábrica. Este tipo de modificaciones no son nada fácil, algo que quedó claro en la construcción del Toyota Supra Sport Top. Sin embargo, hacerlo con un auto eléctrico es un poco más difícil, pues las baterías están en el piso y es más difícil de reforzar. 

Por eso, los ingenieros de Ares Design no se conformaron solo con endurecer el chasis del Tesla Model S. También eliminaron el pilar B y las 2 puertas posteriores, mientras que las puertas delanteras son más grandes. De hecho, toda la carrocería se modificó, pero lo que más cambió fue la parte trasera. La segunda fila de asientos se movió un poco hacia adelante y el maletero se modificó para hacerle espacio al techo de lona. En el proceso, hubo que construir una pequeña joroba, lo que mejora el aspecto lateral del auto. También tiene protecciones antivuelco, aunque aún no están instaladas. 

Modificado de cabo a rabo  

Las modificaciones que Ares Design le hizo a este Tesla Model S no se limitaron a quitar el techo. También instalaron un paquete aerodinámico hecho de fibra de carbono con un diseño sutil, pero que le da un toque de elegancia. El interior recibió una mejora considerable gracias a los tapiceros, que forraron los asientos con un cuero de alta calidad en una combinación de blanco y negro. Los mismos colores están presentes en todo el interior y están adornados por detalles en color naranja en el tablero, el volante y las puertas.  

Finalmente, las molduras del interior recibieron detalles en fibra de carbono, mientras que las ruedas también son nuevas y son exclusivas de este auto. Este hermoso Cabriolet es el pedido exclusivo de un cliente y ha mantenido los detalles técnicos sin publicar. El precio también es un secreto, pero una construcción así no es nada económica. En este punto ya no es claro que es más extravagante, si un Tesla Model S convertible o un modelo igual pero con motor V8. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here