En la primera edición de los World Car Awards con Fuel Car Magazine representando al país a través de un juez colombiano, el panel de 86 periodistas arrojó resultados muy interesantes, y bien, esperables. 

Ya se había anunciado el Top 3 por cada una de las categorías y se podía anticipar que Porsche y Mazda serían los ganadores junto a Kia, cada una de estas marcas con más de una nominación entre los finalistas pese a la variedad del listado inicial que clasifica de manera anual y aún después de superar todos los criterios y requerir el mejor promedio de calificaciones por parte de los jurados en distintos aspectos. 

Así, los ganadores para la edición 2020 de lo World Car Awards son los siguientes:

World Car of the Year: Kia Telluride

Kia Telluride

Aunque Mazda para muchos jueces y especialistas era un fuerte candidato para llevarse el premio más importante de los World Car Awards (me incluyo), más cuando casi que lo tenía en sus manos por simple estadística, al final el promedio de calificaciones en distintos apartados es lo que pesa y en ese sentido la Telluride resalta al ser un SUV de corte familiar prácticamente impecable y el mejor entre su actual competencia. Tiene sentido que la Telluride sea la ganadora al pensar en su refinamiento, desempeño competitivo, un interior ejemplarmente acabado y diseñado y un precio lógico y favorable en donde ya se vende. En conjunto, se pone en el nivel o más arriba de alternativas teóricamente premium (Buick Enclave, Infiniti QX60, Acura MDX o hasta Volvo XC90).

No es un nicho muy fuerte en Colombia pero sí en Norteamérica y en mercados asiáticos que mantienen muy vigentes este tipo de vehículos aptos para largos viajes con mucha gente y mucho equipaje. 

World Luxury Car: Porsche Taycan

Porsche Taycan

El eléctrico de Porsche me subió los estándares de todo lo que había manejado en los años previos dedicado a probar carros. En el apartado dinámico muestra unas capacidades irreales que van mucho más allá de su aceleración, pero como automóvil de lujo también cumple al mayor nivel por una calidad de armado con la que un Tesla no puede ni soñar, por unos asientos típicos en Porsche, por una oferta de personalización y una cabina que conservando la identidad se logra diferenciar de otros vehículos de la marca y por un trabajo de suspensión soberbio por filtrado y silencio. 

World Urban Car: Kia Soul EV

Kia Soul EV

Desde la edición de 2019 el Soul había mostrado muchas virtudes como vehículo para la ciudad y aunque no ganó esa vez, en 2020 regresó con su versión eléctrica.

Tras conocerlo en Corea del Sur y México, donde pude compararlo con el Chevrolet Bolt, quedó claro que el balance fue la clave en parte gracias a un equilibrio casi perfecto entre tamaño y espacio. O un diseño que no deja indiferente a nadie (no es uno más), un interior fácil, bien pensado y de calidad y un desempeño dinámico excelente por su abundante aceleración y porque Kia se dio a la tarea de pensar la plataforma de ceros para que hubiera una versión EV.

World Performance Car: Porsche Taycan

Porsche Taycan

Otro premio para Porsche y no es de sorprenderse. En la categoría Performance el Taycan competía contra otros dos Porsche, el 911 y el 718 Spyder. Eran las tres formas de abordar un deportivo con una opción tradicional y muy característica, una muy purista y otra innovadora con el eléctrico Taycan.

Ya existen en el mundo eléctricos con mucha capacidad de aceleración, pero ninguno con un chasis que definiría de tremendo. ¿Por qué? Por su de control, agarre y precisión aunque pese más de dos toneladas. O por unos frenos que soportan una y otra vez las exigencias de los 680 caballos del Taycan Turbo que se pudo conducir. Desde el punto de vista del desempeño, el Taycan es el mejor eléctrico del mundo hoy por hoy. 

World Car Design of the Year: Mazda 3

Mazda3

Hace diez años habría sido muy complicado que una marca de volumen hubiera podido fabricar un carro que se viera así, casi idéntico al concepto que lo anticipó en el Salón de Tokio en 2017.

El mérito en el diseño del Mazda3, además de sus rasgos tan italianos y el de conseguir cierta funcionalidad en una carrocería tan equilibrada en sus volúmenes y formas, es que es un automóvil accesible. Una pequeña escultura que podrá ser polémica pero tiene cada vez mejor definida su identidad y no está reservada para unos pocos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here