Dicen por ahí que la única diferencia entre los niños y los adultos es el tamaño y el precio de sus juguetes. Sean Lego o sean Micro Machines, nos encantan. Y seamos sinceros: sin importar nuestra edad o cuántos carros tengamos en el garaje, es imposible pasar al lado de los Hot Wheels en una tienda sin que se nos vaya la mirada. Pero este Camaro es un Hot Wheels que nunca va a encontrar en los anaqueles. Aunque no lo parezca, estamos hablando de una pieza única cuyo valor supera el precio de un Camaro ZL1 ultimo modelo full equipo. Tal vez de hasta dos…

¡No es jugando…

La pieza en cuestión es un Chevrolet Camaro Custom prototipo fabricado en Hong Kong, con ruedas Redline y pintado en esmalte blanco. Su actual dueño es Joel Magee, mejor conocido como uno de los expertos en juguetes para el reality show El precio de la historia. Magee dice no recordar exactamente cuándo adquirió el Camaro pues se la pasa en mercados de pulgas y eventos de coleccionistas. Pero algo cautivó después la atención de Magee y lo llevó a recurrir a nadie menos que Larry Wood, Mr. Hot Wheels en persona. Wood le confirmó a Magee que efectivamente tenía una rareza en sus manos.

Podrá no tener un V8 real, pero con que diga Hong Kong ya cuesta una fortuna…

Resulta que Mattel, cuando se dio cuenta de la enorme demanda por sus carritos de juguete a finales de los 60s, expandió la producción de Hot Wheels a Hong Kong. De alguna manera, suponen Wood y Magee, este prototipo llegó a California y fue introducido en la línea de producción regular. Según Magee, era normal que en la época los trabajadores de la línea de producción y empaque de Mattel hicieran pequeñas travesuras como meter monedas al interior de los carros. Meter un prototipo único en su especie bien pudo haber sido una de esas travesuras.

…es en serio!

Siendo un prototipo, este Camaro es el único Hot Wheels de su tipo conocido hasta ahora. No hay otro en el mundo con el mismo color, el mismo parabrisas azul y el mismo origen asiático. Así las cosas, es difícil ponerle un precio, pero considerando el precio de otras rarezas podemos hacernos a una idea. El Hot Wheels más caro hasta ahora, una de las dos unidades conocidas del Volkswagen Beach Bomb rosado con tablas de surf atrás, se vendió por la escandalosa cifra de US$125.000.

Tranquilo, podrá costar US$125.000, ¡pero la buena noticia es que las tablas vienen incluidas!

Sí, ciento veinticinco mil dólares por un carrito de Hot Wheels. ¡Y este Camaro es todavía más raro! Magee afirma todavía no tener decidido qué hacer con esta joya, pero no lo culpo si decidiera quedársela. Podrá no tener el tamaño o la potencia de un Camaro real, pero bien podría tratarse del Camaro más raro de toda la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here