Renault Mégane E-Tech

Lo que hay es Renault Mégane para rato. Sólo que “modernizado” para los tiempos actuales. Por fin sin camuflaje, el Renault Mégane E-Tech se subió al escenario de Múnich para que todo el mundo (o bueno, Europa, para empezar) conozca finalmente al auto eléctrico insignia de Renault. Si a usted le gustan los autos estilo crossover, este Mégane tal vez es de su interés. Porque puede decirse qué, en materia de “autos-camioneta”, Renault dio en el clavo con su nuevo crossover eléctrico. Desde Francia y Alemania se puede escuchar el ç’est mágnifique o très bien por parte de los ejecutivos de la marca.

¿Vale la pena tanto alboroto? Bueno, para arrancar, el Renault Mégane E-Tech estará disponible sólo en Europa, al grado que se producirá en la planta de Douai, Francia. Así que, a este lado del Atlántico, es posible que ni siquiera lo veamos. No obstante, el Mégane E-Tech reúne una serie de características e ideas interesantes que hacen más llamativo a este vehículo eléctrico.

Renault Mégane E-Tech Múnich 1
Con lego retro y rodeado del nuevo y original Renault 5, finalmente se dejó ver el Mégane E-Tech. Vamos a ver cómo este auto convence al mundo de que las moda francesa aún está «in».

Electrodos “made in France”

Fiel a la variedad de modelos Mégane que desde 1995 adornan la gama de Renault, el E-Tech ofrece dos sabores de autonomía y motor. Usted puede escoger entre una batería de 40 kWh o una más potente de 60 kWh. La primera ofrece un rango de 300 km, mientras que la segunda ofrece hasta 470 km de conducción eléctrica. Por el lado de motores, el Mégane E-Tech ofrece 130 hp y 250 Nm de torque, o para los más arriesgados, 218 hp y 300 Nm de empuje. Ambas ediciones tienen su velocidad máxima limitada a 160 km/h, por razones de seguridad europeas; y si le saca el jugo a la versión más potente, el 0-100 km/h se completa en 7.4 segundos.

Renault sometió a una dieta severa al Mégane E-Tech, para que su peso sea sólo de 1624 kg. La marca logra esto empleando materiales reciclados y ubicando el motor y baterías sobre el eje delantero. No será tan liviano y ágil como el más compacto Zoe eléctrico, pero para un auto de 4.21 m el cual está cargado de tecnología y células de energía no está mal. Ayuda la suspensión MacPherson adelante y multibrazo atrás. Un dato curioso es que el Mégane E-Tech tiene una capacidad de remolque de 900 kg. Para nosotros no es tan importante, pero en Europa les gusta utilizar caravanas en remolque, por lo que este Renault es ideal para tal faena.

Otra adición importante al Mégane E-Tech gira en torno a los bomberos. Gracias al “Fireman Access”, las baterías del Mégane pueden extinguirse en sólo 5 minutos, con un switch de emergencia que desconecta la batería, accesible para los bomberos en caso de un accidente. Un código QR en el frente del auto les brinda detalles a rescatistas respecto a la ubicación de la batería y la forma más eficiente para cortar el auto, de ser necesario.

Cápsula tecnológica insonorizada

¿Pantallas? Por supuesto. ¿Qué sería un auto moderno o eléctrico sin ellas? Renault las nombra OpenR, y es el primer vehículo en utilizar el sistema operativo Android Auto. Lo siento, usuarios Apple. Ambas pantallas son de 12.3 pulgadas, sólo que la central es vertical como una tablet, y el tablero de instrumentos permanece horizontal. Las dos emplean materiales antireflectivos para darle una línea más continua y limpia a la armonía que constituye el tablero. A su disposición se encuentran 48 colores distintos de ambiente, para que la cabina combine con su ropa, zapatos, bolso o estado de ánimo. El habitáculo también está equipado con material de aislamiento, formando una burbuja que lo protege del salvaje mundo exterior dentro de su Mégane. Rines de 18 pulgadas son estándar, con unos más grandes de 20’’ como opción.

Todo esta filosofía de diseño fluido y esas cosas modernas que dicen las marcas Renault las denomina “Tecnología sensual”. Yo solo espero que ningún Mégane intente coquetear con otros conductores, o conmigo. Sobra decirlo, pero el E-Tech posee frenado automático, asistente de cambio de carril, sensores a lo largo y ancho del auto, y un retrovisor con cámara para puntos ciegos. Todo eso que ahora le gusta a la gente en los autos. Ah, y con acceso a una estación de carga de 130 kw, el Mégane es capaz de cargar de 15 a 80% de batería en media hora.

¿Será este el archirrival del Volkswagen ID.3? Renault espera que así sea y destrone a la parranda del Grupo VW de autos eléctricos y su plataforma MEB. En ese caso, no es de extrañarse que el Mégane E-Tech orbite entre los 30-35 mil euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here