Mazda-CX-50-Colombia
- Publicidad -

¡Qué bien, premio doble! No solo Mazda nos complació con el lanzamiento oficial del MX-30 eléctrico, también llegó la CX-50 a Colombia para abultar aún más el nutrido portafolio de camionetas en el país. Solo que, a diferencia del resto de autos en la gama de Mazda, la CX-50 adopta una actitud más ruda y aventurera, pero sin olvidar su distinción y aspiraciones de auto del segmento premium.

¿Cómo así? En esencia la Mazda CX-50 es la melliza de la CX-5 (que también se vende en Colombia), con una diferencia importante. Mientras la CX-5 es un auto pensado para ciudad y familias tranquilas, la CX-50 no teme ensuciarse, porque fue concebida para salir del pavimento y ser un espíritu libre muy lejos de la ciudad. Nada más mire sus pasos de rueda con molduras plásticas o su placa de deslizamiento, es claro que este es un auto pensado más para actividades todoterreno.

Naturalmente aspirada

A Colombia la Mazda CX-50 llega en tres presentaciones: Grand Touring 4×2 o AWD, y la tope de gama Grand Touring LX AWD. Faltó la mucho más ruda Meridian, pero nadie dice que jamás la veremos por estas tierras. Antes de explorar lo que incluye cada de estas versiones, recordemos qué es lo que mueve a la CX-50, cuya presentación original fue en Estados Unidos.

Este modelo utiliza el viejo conocido Skyactiv-G de 2.5 litros de desplazamiento, pero sin inducción forzada. Acuérdese que en Colombia por el octanaje “flojo” de nuestra gasolina, el turbo no funciona muy bien a largo plazo. Aun así, la CX-50 hace gala de 187 caballos de potencia y 252 Nm de torque, que viajan a las cuatro ruedas (o dos, si tiene el modelo de entrada) cortesía de una caja automática de 6 marchas.

Es cierto que no son los 250 equinos del modelo turbo, pero aquel motor 2.5 ha demostrado ser más que competente (y hasta económico) en la CX-5. Así que la CX-50 estará bien con ese mismo propulsor. El modelo estrena un modo off-road en su selector de manejo, y luce el sistema G-Vectoring Plus que estabiliza el chasis en curvas.

Espía Mazda CX-50 concesionario 2022 3
La CX-50 también se ve bien en rojo, aunque aquel beige que ve es un color exclusivo de este modelo.

Puente a la aventura

Es cierto que la Mazda CX-50 no es un 4×4 extremo de fábrica como lo sería un Ford Bronco o Jeep Wrangler. Pero ese no es el punto: este es un crossover que mejora ciertos aspectos para servir como carta de entrada al mundo off-road. Una distancia al suelo de 21 cm, suspensión independiente adelante con barras estabilizadoras y molduras plásticas ayudan a que se desenvuelva con soltura en caminos destapados. Y si no basta, siempre puede personalizarla para crear un treparrocas poco convencional.

Los tintes utilitarios se extienden a elementos como los cauchos all-terrain, accesorios como rieles de techo y suspensión configurada para sortear baches y desniveles con aplomo. Por todo lo demás es lo que se espera de una camioneta de Mazda, con el claro diseño Kodo, luces alargadas con cierto aire “agatado” y parrilla imponente.

En materia de seguridad cuenta con siete airbags, frenos ABS con EBD, control de tracción, asistente de arranque en pendiente y la suite i-Activsense. Esta última integra una cámara 360° y asistente de frenado de emergencia (solo para Grand Touring LX); así como detección y alerta de carril, asistente de parqueo y arranque en subida con auto hold.

Mazda-CX-50-Colombia
El cuero naranja (o terracota) es exclusivo del modelo Grand Touring LX. Los demás tienen que conformarse con cuero negro.

El sello de Mazda… con mucho anaranjado

La cabina se distingue de otras de Mazda por una razón, y son los acres de cuero naranja. Recuerde que este color es sinónimo de aventura, y por ello aparece en las costuras del tablero, asientos y apoyabrazos en las puertas, pero solo en el modelo LX. El techo es panorámico y el aire acondicionado es de dos zonas, con rejillas para los pasajeros de atrás. Hay puertos USB tipo C, carga inalámbrica y la clásica pantalla de Mazda controlada por una perilla. Porque según ellos, reduce la distracción del conductor.

El panel de instrumentos tiene una pantalla central con dos indicadores análogos a sus lados. Por otro lado, el volante y sillas delanteras tienen ventilación para los pasajeros de adelante. Hay control de crucero adaptativo y apertura electrónica del baúl, para completar toda la parafernalia de accesorios de esta camioneta. El toque final es un head-up display en frente del conductor.

Hay una versión híbrida en desarrollo con Toyota, que se produciría también en EE.UU. (nación de donde llega este modelo). Por ahora, estas son las tres versiones de la Mazda CX-50 que llegan a Colombia, y déjeme aclarar algo. Puede que sea muy similar a la CX-5 y cause confusión o incluso desordene el portafolio de la marca. Pero ambos modelos sirven a un público muy distinto a pesar de sus dimensiones tan similares. Y eso es lo que quiere Mazda, abarcar un mayor espectro de los conductores con un producto que tenga la misma calidad y distinción.

Precio y versiones

  • Mazda CX-50 Grand Touring 4×2 2023: $179.300.000.
  • Mazda CX-50 Grand Touring AWD 2023: $186.100.000.
  • Mazda CX-50 Grand Touring LX AWD 2023: $192.700.000.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí