© BMW

BMW está trabajando duro en estos días y presentó la versión actualizada del M5 para el 2021, un facelift que ya le hacía falta para estar a tono con el recientemente lanzado Serie 5. Esta renovación de media vida le cae como anillo al dedo en cuanto a apariencia. Cuenta con una imagen más afilada y mejor terminada que lo hará el objeto de deseo de más de uno. Además, BMW promete un rendimiento dinámico superior y seguramente no va a decepcionar.

¿Facelift o rediseño?

Las imágenes del próximo BMW M5 no sorprenden mucho en cuanto a apariencia, básicamente es un Serie 5 con las modificaciones de ley para hacerlo ver como todo un deportivo. En el frontal destacan las nuevas luces con formas renovadas en L, diseñadas para albergar la tecnología Dynamic Laser Matrix. Este diseño está a tono con las líneas más afiladas de la carrocería. La riñonera es específica de diseño M, más grande, pero afortunadamente no demasiado y viene en tono negro cromado, haciéndolo ver más serio. El parachoques está diseñado con entradas de aire más grandes y son todas funcionales.

El BMW M5 2021 es ligeramente más ancho a la vista que el Serie 5. A los lados, cambia la branquia inferior por la superior con el logo M5 en ella. Los faldones fueron rediseñados para albergar las llantas de 20 pulgadas con 2 tonos, donde predomina el negro. Desde atrás lo que más llama la atención es el sistema de escape doble enmarcado en un nuevo difusor trasero también en negro. Lo demás es calcado del Serie 5, dándole una apariencia conservadora para ojos inexpertos, pero con uno que otro detallito que muestra lo violento que puede ser.

La pregunta en el aire

BMW sigue equipando al M5 con el motor S63, un V8 de 4.4 litros TwinPower Turbo que produce 600 HP y 749 Nm de torque. El M5 Competition eleva esa cifra hasta los 625 HP manteniendo el torque. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h, pero con el paquete M Driver’s Package se puede llegar hasta los 305 km/h. Igual que sus predecesor, está equipado con la caja de cambios ZF de 8 marchas configurada específicamente para esta versión y lleva la tracción a las 4 ruedas. Pero calma, dependiendo de como usted maneje el sistema puede envíar toda la potencia a las ruedas traseras en el modo M.

A decir verdad, esta renovación de media vida contiene justo lo que se esperaba, aunque no hay que negar que el diseño está muy bien logrado. Sin embargo ahora queda un pregunta suelta: ¿este rediseño perdurará o compartirá dentro de poco tiempo la estética del nuevo Serie 4? Pues mientras las actualizaciones del Serie 6 y del Serie 3 siguen estas líneas más afiladas y angulosas, el Serie 4 dio un volantazo en una dirección diferente con esa riñonera masiva. Cabe preguntarnos, ¿para donde vá el diseño de BMW en el futuro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here