Klein AirCar auto volador

Este es uno de esos momentos en donde la realidad finalmente supera la ficción. Por años la humanidad ha jugado con la idea de tener un auto volador, con diferentes grados de éxito. Si bien algunos ejemplos existen de vuelos exitosos, no resultó nada más de ellos, fuera del récord y la noticia. Pero quizá por primera vez estamos casi en el punto en el que un auto volador sea una realidad práctica en los próximos años. La compañía Klein Vision acaba de completar un vuelo exitoso entre aeropuertos con su prototipo AirCar, colocándose como el más reciente y prometedor contendiente en la carrera del auto volador del mañana.

Lo que le falta en creatividad al nombre AirCar (que traduce carro del aire), le sobra en promesa a este prototipo. El auto volador completó un viaje entre las ciudades de Nitra y Bratislava, en Eslovaquia. Si bien esta no es la primera vez que el Klein AirCar vuela, si puede decirse que es una de las primeras instancias en donde se demuestra la viabilidad del auto volador como transporte. 40 horas de vuelo han sido dedicadas para ajustar todos los detalles del AirCar.

El Klein Vision AirCar circula por los cielos sin mucha dificultad. Si bien es una probadita del futuro, quizá aún falte mucho tiempo para que los autos voladores sean la norma y no la excepción.

A donde vamos no necesitamos caminos

La compañía Klein Vision fue fundada por Stefan Klein y Anton Zajac, en 2017. De hecho, Klein posee bastante experiencia en este tema de los autos voladores. Klein participó en el desarrollo del Aeromobil I y II, dos prototipos que, como puede imaginarse, son conceptos de autos voladores. Sólo que el hombre quería hacer las cosas a su manera, y eso incluye pilotar él mismo su creación.

El viaje entre Nitra y Bratislava tomó poco más de 35 minutos. Vía terrestre, este viaje entre ambos aeropuertos toma aproximadamente una hora, sin considerar el tráfico y posibles retenciones o peajes. Klein simplemente se subió en la cabina de dos puestos, asegurada por una puerta tipo canopy, extendió las alas del AirCar y emprendió vuelo a Bratislava. Al aterrizar, las alas fueron retraídas y el carro manejó a la salida del aeropuerto como si nada. Realmente suena más sencillo de lo que parece, porque hay que considerar que el viaje requiere una licencia de piloto, y autorización de las autoridades aéreas.

Un gran poder que conlleva una gran responsabilidad

Aún así, este es un paso importante hacia el transporte “híbrido”. No obstante, hay que aclarar que esto no es tan fácil como manejar en tierra. Prototipos como este son más un avión que puede ser conducido en la calle, en vez de un carro que vuela apto para cualquiera.

El AirCar utiliza un motor de BMW con 160 caballos de potencia. Aunque la compañía no da muchos detalles, este motor muy seguramente se encarga de mover las ruedas y la hélice del vehiculo. Como reporta CNN, el AirCar es capaz de una altitud crucero de 8200 pies, y una velocidad óptima de 190 km/h. Aunque Klein espera que su creación sea capaz de una velocidad crucero de 300 km/h y un rango de 1000 km, además de tener versiones anfibias o de capacidad para 4 pasajeros.

La compañía se encuentra trabajando en una versión 2 del AirCar, con 300 caballos de potencia y dos turbinas o hélices. La marca va en serio con su ambición de vender esta creación, al menos a quienes tengan el dinero de sobra para pagarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here