Ferrari 296 GTS
- Publicidad -

Hay dos cosas seguras en la vida, si usted es italiano. La primera, que siempre habla moviendo sus manos, y la segunda es que, por cada baby Ferrari, hay una versión convertible o Spider. Tarde, pero seguro, aquí está el Ferrari 296 GTS, el Cavallino más pequeño del establo que ahora le permite escuchar al V6 híbrido con más gusto y disfrutar del sol de verano. Fiel a la filosofía de la Dolce Vita de Ferrari.

En efecto, GTS significa literalmente Gran Turismo Spider. Y como podrá imaginarlo, la mayor diferencia entre el Ferrari 296 GTS y el GTB es sencillamente que el techo es convertible. Bueno, retráctil, pero más sobre ello en un momento. Bajo el capó vive y respira el mismo motor V6 twin turbo híbrido del GTB, con unos generosos 830 hp y 740 Nm de torque. La velocidad tope es de 330 km/h, y el 296 GTS es capaz de superar los 100 km/h en 2.9 segundos, y los 200 km/h en menos de ocho segundos. Así que poder y desempeño no le faltan a este Cavallino.

Ferrari 296 GTS 1
El Ferrari 296 GTS le ofrece la misma experiencia híbrida electrizante, pero ahora sin techo. Para que escuche a ese V6 cantar.

Más pesado, pero igual de atractivo

Realmente, el mayor cambio está en el peso, como podrá imaginárselo. Verá, instalar techos retráctiles no es asunto sencillo, ni liviano. Más cuando dicho techo se desliza con un motor eléctrico encima de la cubierta del motor. El 296 GTS recibe 70 kg de más, para ser precisos, pero sólo si opta por el paquete “opcional ligero”. De cualquier forma, Ferrari aclara que tuvo especial atención al momento de aumentar la rigidez del chasis y los pilares del parabrisas. Por lo menos, la cabina abierta lo hará sentir como todo un Leclerc en su Ferrari F1-75. Y no conozco la primera persona que se queje de un Ferrari convertible.

El apartado estético es muy similar al del GTB. De hecho, si ve al Ferrari 296 GTS con el techo en su sitio, no se distingue en casi nada respecto al 296 GTB cupé. Cabe resaltar que este techo requiere 14 segundos para desaparecer, siempre y cuando circule a menos de 45 km/h. El interior posee la misma elegancia minimalista con una interfaz rediseñada, y acabados en cuero.

Donde sí se destaca el 296 GTS es en su parte posterior, que posee un diseño único. La cubierta del motor fue rediseñada, para ser más ligera y ofrecer un vistazo más íntimo al motor. La aerodinámica fue retocada con nuevas aletas detrás de la cabina, para dirigir eficientemente el aire. Los ingenieros de Ferrari pusieron especial atención al escape, para que suene aún más glorioso cuando el techo está abierto. Este elemento es único del GTS.

Ferrari no escatima en desempeño

Al igual que el GTB, el Ferrari 296 GTS ofrece un paquete adicional Asetto Fiorano. Este incluye amortiguadores ajustables Multimatic, inspirados en autos de carrera de Ferrari; uso de materiales ligeros como fibra de carbón, llantas Michelin Pilot Sport Cup 2R y un ajuste aerodinámico para generar 10 kg extra de carga. También hay un diseño especial en el exterior, inspirado en un Ferrari 250 Le Mans, por si lo prefiere.

Con todo esto, el Ferrari 296 GTS ofrece las mismas bondades del GTB, sólo que con un poco más de peso, pero con el cielo abierto cuando lo desee. De hecho, Ferrari asegura que el GTS es sólo 8 décimas más lento que el GTB en la pista de Fiorano. Diferencia sutil, cuando usted y yo sabemos que este Ferrari casi siempre rodará con calma por vías junto al mar o lugares soleados. Para un desempeño extremo, está el 296 GTB, o el SF90 Stradale de 1000 hp.

Ferrari 296 GTS 8
Por si un Ferrari convertible no es lo suficientemente llamativo, también lo puede hacer ver como un auto de carreras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí