Pagani Utopia V12
- Publicidad -

Damas y caballeros, esto es arte. ¡Aprécienlo! Cada proyecto que surge de la imaginación y trazos de Horacio Pagani es una obra maestra, y el Utopia no podía ser la excepción, siempre con su icónico motor V12. Mientras las demás casas de autos exóticos concentran sus esfuerzos en creaciones radicales, llenas de tecnologías complicadas o potencia eléctrica, Pagani dedica sus días a esculpir máquinas impactantes y elegantes. Lo importante no es ir rápido, sino verse fabuloso a cualquier velocidad.

Claro, cuando uno habla de marcas italianas, Ferrari y Lamborghini son las dos primeras que saltan a la mente. Si bien ambas marcas se distinguen por sus bellas creaciones, cuando hablamos de diseño italiano prima el trabajo de Giorgetto Giugiario, Carozzeria Pininfarina o Zagato. Ciertamente Pagani merece una mención de honor en ese grupo, y el Utopia V12 es la prueba definitiva de ello.

Pagani Utopia V12
Casual, cuando presentas un súper auto hermoso junto a una sinfónica italiana.

Transmisión y motor de lujo

Con el código C10, el Pagani Utopia reemplaza al igual de impactante Huayra, ambos compartiendo el característico motor V12 de Mercedes-AMG. En esta ocasión el propulsor recibe unos retoques para elevar su potencia a 864 hp, con un torque de 1100 Nm disponible a partir de las 2800 RPM. Todo este poder viaja a las ruedas traseras a través de una transmisión manual “automatizada” de siete marchas, con una opción 100% manual en camino. Tal y como Koenigsegg lo hizo.

Pagani Utopia V12
Nada más contemple el mecanismo de la transmisión cuidadosamente forjado y expuesto.

Sin embargo, si los suecos crearon una caja manual que sería la envidia de un ingeniero; Pagani se mantiene en la “vieja escuela” con esta preciosa caja manual que es la “exhibición central” en el museo/cabina del Utopia. Aquí la esencia no es qué tan rápido hace los cambios, y créame que la caja con embrague de disco triple responde de forma veloz. No, se trata de contemplar la ingeniería italiana responsable por el accionar de esta transmisión.

Prioridad: estilo

Pagani dice que tomó inspiración de muchos conceptos de los años cincuenta y sesenta para el Utopia V12. Aquí hay pequeños toques de autos como un 300 SL alas de gaviota, con materiales afines a la época y pequeñas pizcas de Lamborghini. Si bien su diseño hace énfasis en lo aerodinámico, la calidad de construcción y apariencia son la prioridad de Pagani. Debe ser su herencia argentina, como buen caballo galopando por las pampas gauchas.

Visto de forma subjetiva, es fácil ver cómo alguien se puede enamorar de este vehículo; o todo lo opuesto. En mi opinión el Utopia es precioso, pero es culpable de poseer un aspecto que es simple y minimalista con intrusiones y detalles algo exagerados. Como una pintura impresionista que insiste en incorporar detalles del cubismo o la era Kitsch.

Todo se perdona al ascender a la cabina, que exhibe una construcción y calidad impecable. Además de la transmisión expuesta, el cuero rojo es digno de un Rolls-Royce de los sesenta, con switches e indicadores análogos, una sutil luz ambiente y un volante hecho en aluminio. Es claro que la persona que adquiere este Pagani no desea ser el más rápido, sino busca la más alta calidad y belleza.

Esta sí es la famosa ingeniería italiana

Los aspectos mecánicos también merecen su propio capítulo aparte. El motor es otro cuadro de arte impresionante de admirar, desarrollado por dos años entre Mercedes-AMG y Pagani. No hay figuras de desempeño, pero fácilmente el V12 del Pagani Utopia lo transportará a más de 320 km/h, y de 0 a 100 km/h en 3 segundos o menos. 

El chasis monocasco es de carbono y titanio HP62, con estructuras en acero al cromo-molibdeno aumentando la rigidez del Utopia. La carrocería se desarrolló en el túnel de viento, las puertas son tipo alas de gaviota y la compuerta frontal y del motor se asegura con correas en cuero. Sus ruedas de turbina son forjadas en aluminio y están calzadas en llantas Pirelli PZero Corsa de 21 y 22 pulgadas.

Estos rines poseen ductos para enfriar los frenos de carbón-cerámica Brembo, con mordazas de seis pistones adelante y cuatro atrás. La suspensión semi activa usa horquillas dobles con resortes helicoidales e incluyen pocas asistencias electrónicas para mantener la pureza de este Pagani. Serán solo 99 unidades que se producirán, una hecha a mano cada semana en la planta de Pagani. ¿Su valor? 2.5 millones de dólares, y lo más probable es que ya todas estén apartadas. Así es el mundo del arte sobre ruedas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí