Porsche Cayman GT4 Clubsport
- Publicidad -

Porsche no se detiene. No solo crearon el Cayman más extremo hasta ahora; sino que también optaron por convertirlo en un auto de carreras con todas las de la ley. Salude al primo más extremo del Porsche Cayman GT4 RS: El GT4 RS Clubsport. A simple vista, ambos autos no son tan diferentes, ya que comparten muchos componentes mecánicos. Así que ¿cómo hizo Porsche para mejorar al GT4 RS? ¿Con un turbo? Por más que Porsche ame los turbos, esta vez no es así. Todo está en los pequeños detalles que elevan al tremendo Cayman GT4 RS, quizá uno de los mejores Porsche del momento, en un auto con un arsenal extremo para devorar cualquier pista.

Un arma para la pista

Porsche Cayman GT4 RS Clubsport 1
Con su tamaño y peso compacto, ¿será que finalmente el Cayman superó a su hermano mayor? Tal vez los fans de Porsche le dirán que si.

Al igual que el Porsche Cayman GT4 RS de calle, el Clubsport utiliza el motor de un 911. De forma concreta, la unidad que impulsa al 911 GT3 Cup, la cual en esta ocasión produce 500 hp a 8.300 RPM, con la capacidad de subir a unas escandalosas 9.000 RPM. Así se asegura que lo escuchen en cualquier parte del trazado donde esté compitiendo. El torque también incrementa respecto al GT4 RS “legal”, con 465 Nm de empuje frente a los 450 del auto de calle. Aquí también Porsche transmite toda esta potencia a las ruedas traseras con su transmisión PDK de siete marchas.

No contentos con eso, Porsche se dedicó a mejorar cada aspecto del GT4 RS, comenzando con la carrocería, que es más ligera gracias a la aplicación de fibra natural compuesta, una alternativa a la fibra de carbón. El chasis es más rígido, y la suspensión recibe amortiguadores, barras estabilizadoras y resortes ajustables. Otros elementos ajustables incluyen la altura, alerón, camber y convergencia de las ruedas. Frenos de disco de 15” refrigerados por tomas de aire NACA se encargan de detener a este juguete de pista.

Como este es un auto de carreras, no puede faltar la jaula antivuelco, timón multifunción y asientos Recaro con cinturón de seis puntos. Un sistema de gatos neumáticos a bordo lo dejan listo para cuando entre a los pits a cambiar las gomas o repostar la célula de combustible de 115 litros. Un Porsche Cayman GT4 RS es bastante costoso, pero agárrese porque este auto de carreras cuesta unos 196.000 euros. Aquí entre nos, el GT4 RS, caro o no, es perfectamente adecuado para divertirse al extremo, pero si su misión es ser un piloto profesional, este “baby Porsche” listo para la pista es el juguete ideal. Eso sí, le recomiendo tener una billetera bastante amplia y generosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here