NASCAR Next Gen

Luego de dos años de desarrollo, NASCAR sube el telón y revela la séptima generación de sus stock car, denominada “Next Gen”. Este representa un cambio radical en tecnología, en una categoría donde aún se utiliza transmisiones de 4 cambios, ejes sólidos y hasta hace unos años, motores a carburador. Tomando inspiración de otras categorías como V8 Supercars e IMSA GT, el Next Gen quiere reinventar NASCAR y la forma en la cual el mundo percibe al deporte de contacto más rápido del mundo.

Es cierto que el producto dentro y fuera de la pista de NASCAR viene sufriendo un claro declive en los últimos años. Con el Gen 6, que debutó en 2013, NASCAR otorgó demasiado énfasis a la dependencia aerodinámica y los motores con potencia restringida. Esto lastimó el producto en pista, la habilidad de los pilotos, y alejó a muchos más fanáticos. Bueno, a casi todos, porque su servidor sigue conectándose cada fin de semana para ver cada carrera de la categoría.

NASCAR Next Gen 1
Estos son los tres modelos del Next Gen que competirán en 2022: Chevrolet Camaro ZL1, Toyota Camry TRD y Ford Mustang GT (izq-der). Imagen del Facebook de NASCAR.

Con esa introducción, veamos qué planea NASCAR con la versión más moderna jamás creada de un stock car.

Puesta a punto “a la vieja escuela”

Desde 2019, el proyecto Next Gen de NASCAR fijó su objetivo en crear una plataforma que cortara costos para los equipos, y redujera la carga aerodinámica. Visualmente, el Next Gen difiere bastante respecto a su predecesor, con cambios que no se limitan a lo estético.

La apariencia del auto fue desarrollada en conjunto con las tres marcas en NASCAR: Chevrolet, Ford y Toyota. Estas utilizarán el Camaro ZL1, Mustang GT y Camry TRD, respectivamente. En ese sentido, el Next Gen adopta un tamaño más acorde a estos modelos de producción. Y no, Toyota no utilizará el Supra, este quedará reservado para la segunda división de NASCAR.

Para reemplazar la carrocería en acero, llega un nuevo cuerpo en fibra de carbono con plástico reforzado. Este material, probado en divisiones menores de NASCAR, permitirá que los autos permanezcan competitivos a pesar de recibir contacto con el muro u otros competidores. También, estas carrocerías serán más asequibles y fáciles de producir. Se estima que el Next Gen cueste alrededor de $250.000 dólares, una fracción en comparación con la versión actual.

La dependencia aerodinámica ha sido un gran problema para NASCAR en los últimos 10 años, por lo cual la carrocería será más simétrica; esto con el fin de reducir las cargas laterales que afectan los rebases en pista. El Next Gen pondrá mayor énfasis en puesta a punto mecánica y el grip de los autos, en vez del túnel de viento. La novedad es el difusor trasero, junto con un splitter más pequeño y un piso totalmente plano para alterar lo menos posible el aire. Nuevas tomas de aire en el capó y un baúl más corto complementarán el paquete aerodinámico light del NASCAR Next Gen.

Un V8 moderno y sin restricciones

El motor es otro de los cambios más importantes del Next Gen. Anteriormente los V8 entregaban en exceso de 800 caballos de potencia, pero NASCAR decidió neutralizarlos con un dispositivo conocido como tapered spacer, que reduce la potencia a 500-550 caballos. Los fanáticos no recibieron este cambio con demasiada emoción.

Para el Next Gen, el motor perderá este “ahogo” y estará desarrollado para entregar 670 caballos de potencia. Con esto NASCAR busca atraer más marcas a la categoría y poner un énfasis adicional en la seguridad de los autos. En ese aspecto, se ha especulado que Honda y hasta Volkswagen o Nissan quieran probar suerte en el mundo del stock car.

La transmisión también recibe un cambio radical. La unidad de 4 cambios “Jerico” dará paso a una unidad X-Trac transaxle secuencial de 5 velocidades, similar a las presentes en los GT de IMSA y LeMans. Con el creciente interés de NASCAR por los circuitos, esta caja le permitirá al Next Gen ser más versátil en este tipo de pistas. Además de que abre la puerta al futuro desarrollo de unidades híbridas o eléctricas.

Un stock car más maniobrable

Seguro que habrá visto una parada en NASCAR, en especial el sonido de las pistolas neumáticas al retirar las 5 tuercas de cada rueda. Lastimosamente, el auto Next Gen eliminará el icónico sonido de los pits, al integrar rines BBS de 18 pulgadas con una sola tuerca, como en Fórmula 1. Para completar el calzado de este nuevo auto, Goodyear ofrecerá unos cauchos más suaves, permitiendo más estrategia y desgaste durante las carreras.

El otro cambio importante del Next Gen es la nueva suspensión independiente, que reemplaza el eje sólido característico de todas las previas generaciones de NASCAR. Esta suspensión incorporará amortiguadores será completamente ajustable antes y durante la carrera, reemplazando el sistema con un solo amortiguador variable y el track bar que controlaba el eje sólido.

Finalmente, el auto Next Gen de NASCAR recibirá cambios en la construcción de las jaulas antivuelco, aumentando su resistencia a la vez que reduce más los costos para los equipos, y con el fin de evitar accidentes como estos. El tablero digital recibirá una revisión, se incorporará una cámara trasera que funcione como espejo retrovisor, y el sistema de repostaje posiblemente se asemeje al usado en Indycar y Fórmula 1.

El Next Gen debutará en la Daytona 500 de 2022. Con todos estos cambios, se espera que NASCAR ponga de nuevo énfasis en las habilidades de sus pilotos y elimine los nocivos efectos de la aerodinámica; a la vez que recupera sus ratings y fanáticos. Al menos yo espero ver de nuevo a estas bestias de 2500 kilos deslizarse casi fuera de control a 320 km/h, mientras múltiples batallas se dan alrededor de un óvalo o circuito. Que NASCAR vuelva a darle prioridad a las carreras, y no al espectáculo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here