BMW M3 M4 xDrive
- Publicidad -

Cuando parecía que los BMW M3 y M4 Competition no podían mejorar, ahora llegarán con tracción integral xDrive. Fuera de todas las versiones modificadas y mejoradas que están empezando a salir, la tracción integral es un paso sustancialmente importante hacia adelante. Para todos aquellos que temen que se haya perdido la histórica tracción trasera de BMW, tranquilos. Este sistema xDrive mantiene la diversión de la tracción trasera. Siga leyendo y le explicaremos por qué.

Más ruedas motrices = más diversión

La adición de la tracción xDrive por parte de BMW para el M3 y M4 Competition es una buena idea por donde se le mire. Los 510 HP y 650 Nm que produce el motor de 6 cilindros en línea no son tan fáciles de controlar solo con 2 ruedas motrices, menos aun cuando se llevan a límite. Por eso, la tracción integral hace más llevaderas a este par de bestias, pero no le quita el factor de diversión que trae la tracción trasera. Esto es posible gracias a que el sistema xDrive que instalaron en estos modelos funciona igual como lo hace en el M5 Competition.

Como todo sistema de tracción integral, cuenta con un diferencial central y en este caso utiliza un embrague multidisco. Al trabajar de la mano con el diferencial trasero activo y el control dinámico de estabilidad, el sistema puede controlar a qué rueda va la potencia con mayor flexibilidad. Con la instalación del xDrive, el BMW M4 Competition ahora llega a los 100 km/h en solo 3,5 segundos, lo que significa una mejora de 0,4 segundos respecto a la versión de tracción trasera.

Un deportivo multifacético

Al ser un deportivo hecho y derecho, el piloto puede controlar cómo quiere que se distribuya la fuerza en las ruedas. Tanto el M3 como el M4 Competition de BMW permiten ajustar el comportamiento del xDrive para variar la dinámica del auto. Con la función predeterminada 4WD, cada rueda recibe una cantidad equitativa de potencia de acuerdo con sus necesidades. Esto lo hace ideal para la pista, pues hace que el comportamiento sea predecible y reduce el sobreviraje al mínimo.

Al elegir el modo 4WD Sport, la potencia se mueve en su mayoría al eje trasero, pero deja un poco en el eje delantero para mantener el control fácilmente. La configuración más extrema es la 2WD, que manda toda la potencia al eje trasero para derrapar como un vándalo. Este sistema aumenta unos 50 kilos en ambos modelos, pero es poco comparado con sus beneficios. Entonces, si quería comprarse un M3 o un M4, pero por alguna extraña razón le daba miedo no poder controlarlo, aquí está la solución. Manéjelo en modo 4WD hasta que le tenga confianza. Luego lo pasa a 2WD y a castigar esos neumáticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí