Volkswagen ID.4 GTX

Volkswagen acaba de lanzar el primogénito de su línea “electro-deportiva”: El ID.4 GTX. Como lo prometieron al anunciar la línea GTX, el ID.4 sería el primero en sumarse a este nuevo linaje, con el ID.5 uniéndose a la fiesta poco después.

Aunque no lo culpamos si a primera vista el ID.4 GTX no parece muy deportivo. La silueta de crossover tampoco ayuda a vender la idea que este es un auto musculoso. Aún así, le daremos el beneficio de la duda a Volkswagen, que parece comprometido a desarrollar versiones más hot de su rango eléctrico.

Volkswagen ID4 GTX 3
A primera vista el ID.4 GTX se ve casi idéntico a la versión menos potente. Tal vez Volkswagen decidió ir por el toque sleeper. O simplemente, darle tracción integral a su crossover eléctrico.

La X es de tracción, no de “extremo”

Una de las principales características del ID.4, y de la línea GTX, será la inclusión de un sistema de tracción en las 4 ruedas (AWD). De allí proviene la X en la nomenclatura, que siendo honestos pensamos que era extremo o experimental. En el caso del Volkswagen ID.4 GTX, la tracción integral vendrá conectada a dos motores eléctricos que, en conjunto, producen 299 caballos de potencia.

Esta configuración la comparte con sus primos “de voltios”: El Skoda Enyaq IV RS y el Audi Q4 50 e-tron. Al igual que estos dos, el Volkswagen ID.4 GTX es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6.2 segundos. Su velocidad máxima estará limitada a sólo 180 km/h, en sincronía con otros fabricantes que también limitarán las capacidades de sus modelos, en pro de la seguridad vial en Europa. Aunque no creo que tome mucho tiempo para que alguien borre esas limitaciones del ECU de este y otros vehículos.

Estética sutilmente retocada

El diseño del Volkswagen ID.4 GTX no difiere demasiado respecto a su contraparte “normal» y de hecho tiene un cierto aire a un sleeper de fábrica. El cambio más notable es la carrocería a dos tonos, en donde el negro predomina el techo y parte superior del ID.4. Adelante las luces diurnas reciben un patrón de diamantes, que acompañan al diseño hexagonal de la parrilla inferior. Una insignia en los costados del ID.4 lo identifican como un GTX, y el motivo continúa atrás donde los faros están configurados para mostrar la X que identifica a este crossover. Para que aquellos que vayan detrás suyo sepan que usted maneja un ID.4 GTX y no un auto eléctrico común y corriente.

En su interior también recibe una inyección de materiales más elegantes y refinados, adoptando un contraste de colores azul y rojo a lo largo del tablero. Cabe decir que la versión norteamericana del ID.4 no utilizará la nomenclatura GTX. En cambio, se le conocerá como ID.4 AWD Pro, tal vez para diferenciarla del modelo de Plymouth de los años setenta. En nuestro caso, quizá veamos el mismo tratamiento, ya que la insignia GTX acompañó a varios Renault 9 y 18 que recorrieron Sudamérica.

El Volkswagen ID.4 GTX llegaría al mercado europeo en el verano de este año, con un precio que podría rondar los 50.000 euros. Aunque, con su diseño más bien conservador y un desempeño idéntico al de otros productos de Cupra, Audi y Skoda, tal vez Volkswagen tenga dificultades para convencer a las masas de que su hot hatch crossover es la mejor opción. No ayuda que el Hyundai Ioniq 5 y el Tesla Model Y también le montan competencia a la línea de Volkswagen, y tal vez sea necesaria una inyección extra de potencia para darle una mayor ventaja al ID.4 GTX respecto a su competencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here