Porsche 911 Sport Classic
- Publicidad -

Que su apariencia no lo engañe, este Porsche ofrece la experiencia más fiel a la vieja escuela de cualquier 911 moderno. Este es el 911 Sport Classic, una conmemoración a todos los sesenta años del eterno deportivo de Porsche, con lo mejor del ayer y hoy. Serán sólo 1.250 unidades de este modelo, todas costando una fortuna y probablemente ya están todas apartadas.

Primero, una lección de historia. Este no es el primer Porsche 911 Sport Classic. Tampoco es el primer Porsche con el nombre SC, por si quería abreviarlo. Para que no lo confunda, aquel SC es Super Carrera, y tiene sus orígenes en el 356C, un modelo especial con frenos de disco, motor 1.6 de 95 hp y una velocidad tope de 200 km/h. No parece mucho, pero eso era una locura en 1964.

Porsche 911 Sport Classic 16
En momentos así, desearía tener miles de millones para despilfarrar en un 911 como este.

Luego fue el turno del 911 de llevar el nombre SC, como el modelo más básico de la gama, entre 1977 y 1984. El primer Sport Classic emergió en 2010, una versión moderna del inmaculado Carrera 2.7 RS con el alerón cola de pato, rines Fuchs clásicos, techo con doble burbuja, interior con toques retro y un motor revisado. En muchos sentidos, el nuevo Porsche 911 Sport Classic imita esa fórmula, pero con un motor más potente e inspiración no solo del Carrera 2.7 RS, sino también otros 911 clásicos.

Fiel a la tradición del 911 clásico

Basta de introducciones, sumerjámonos en lo que ofrece esta carta de amor a la historia de Porsche. Bajo todo el misticismo del 911 Sport Classic, se encuentra un 911 Turbo común y silvestre, pero con su poder reducido a “solo” 543 hp y 600 Nm de torque. Más allá de la silueta básica, ahí terminan las diferencias con cualquier otro 911 de esta generación (992). Para empezar, el Sport Classic es de tracción trasera, como el Porsche 911 original. Nada de tracción inteligente ni cosas así, un 911 de verdad derrapa como loco y sólo busca matar a su conductor en cada curva. Y es por eso que nos encanta.

Tampoco están los elementos aerodinámicos del 911 Turbo, como sus ductos de aire. Porsche se tomó la molestia de cambiar su línea de producción para producir piezas específicas para el 911 Sport Classic, que no contengan difusores o ductos. Eso es compromiso a imitar al 911 original. Otro detalle fiel es la inclusión de una transmisión manual de siete velocidades, nada de palancas en el timón ni doble embrague o artilugios así. Esto sí es vieja escuela. No más por ese detalle, este Porsche será infinitamente coleccionable y deseado en el futuro.

Perdonará mi entusiasmo, pero este es realmente un futuro clásico. De hecho, este auto evoca memorias de Need For Speed: Porsche Unleashed, conduciendo un 911 Carrera 2.7 RS en Normandie o Côte d’Azur. Si lo recuerda, sabrá exactamente a qué me refiero. No puede faltar el alerón cola de pato en este 911, la cereza en el pastel de este precioso Porsche. Aún así, los alemanes no se resistieron a incluir elementos modernos, como la suspensión activa (PASM), frenos de carbón cerámica y rev-matching integrado en la transmisión.

Una joya de diseño

Hora de pasar al diseño, y sólo hay un detalle donde Porsche tuvo un desatino. Los enormes rines de 20 y 21”, se supone que están inspirados en los Fuchs del modelo clásico. Porsche pudo usar los originales, pero prefirió esto. Nada puede ser perfecto, ¿no? Pasando a lo bueno, el techo mantiene el diseño de doble burbuja, y los tonos plata, azul, negro y gris están inspirados en 911 y 356 clásicos. Con todo y líneas de carrera. De nuevo, los logos dorados del 911 son idénticos al modelo original, así como el Targa 4S Heritage.

Y luego está la cabina. Toda una exquisita mezcla del ayer y hoy, con sillas en cuero y tela con patrón “Pepita” a blanco y negro. El interior mezcla el tono negro con café coñac, los logos clásicos de 911, apliques en madera, estribos de las puertas en aluminio pulido y una placa que identifica cada uno de los 1.250 Sport Classic. El auto también incluye el paquete Sport Chrono, números a los costados y un reloj hecho a la medida opcional. Porsche ama los relojes, después de todo.

Porsche dice que el auto llegará a Norteamérica, pero en números limitados. Así que serán pocos 911 Sport Classic que veamos por estos lugares. Si es que logramos ver más de uno. Tampoco hay precios, pero no es difícil creer que una de estas joyas cueste de 200 a 250 mil dólares. Un ofertón, si considera que en algunos años costarán millones.

Porsche 911 Sport Classic 10
El icónico ducktail del ayer y hoy. Porsche incluye una insignia Heritage hecha de oro puro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí