Toyota-Hilux-rostro-Land-Cruiser
- Publicidad -

No sabemos por qué, pero a Japón le encantan los autos modernos con rostros retro. No sé que encanto les provoca ese estilo “neo-barroco”, pero lo aplican en autos hechos de forma oficial por fabricantes, o conversiones que intentan imitar vehículos de otras regiones y épocas. La Toyota Hilux no escapó de esa tendencia, recibiendo un trasplante de rostro para parecerse a la Land Cruiser J60 de los años ochenta. 

No se ve mal, pero hay algo en sus proporciones que no cuadra del todo. Esta conversión fue hecha por el preparador Axell Auto, y viene en dos presentaciones totalmente opuestas. En una, la Toyota Hilux con rostro de Land Cruiser está equipada para la aventura; mientras que la otra tiene un estilo más callejero y pegado al suelo. Algo parecido a la Hilux GR Revo que se ofrece en Tailandia, pero con un rostro cuadrado y defensas cromadas cual mentón pronunciado.

Funcionalidad moderna, aspecto clásico

Cabe decir que el trasplante sólo aplica al rostro, porque si bien Axell Auto modifica otras áreas, no agrega más piezas retro a la Hilux. La serie 60 es la segunda “versión enfocada al confort” de la Land Cruiser, cuando Toyota decidió separar al modelo utilitario (J40) y uno más familiar y espacioso (J50). El modelo actual tiene sus orígenes en esa serie alargada, mientras que el modelo utilitario vive en la siempre inmortal Land Cruiser J70.

Curioso que Axell Auto quisiera evocar el rostro de esa Land Cruiser en particular, en vez de usar el rostro de una Toyota Hilux clásica o su contraparte 4Runner. El primer modelo es una camioneta aventurera con un área de carga cerrada, con llantas Yokohama Geolander todoterreno, suspensión levantada, estribos eléctricos para subir a la cabina, una barra LED en el frente y hasta una tienda para acampar si así lo desea.

El segundo modelo se denomina “Lowdown” y es todo lo contrario. Aquella Hilux tiene su suspensión rebajada, llantas deportivas, escapes en los costados, asientos en cuero y una cubierta eléctrica para el área de carga. 

Curiosa desde ciertos ángulos

Viéndola de perfil es donde se nota lo extraño de este vehículo.

Obviamente lo más notable es su frente de Land Cruiser, con algunos cambios para adaptarse a la Hilux. El frente es totalmente cuadrado y plano, con una parrilla negra o cromada, las letras TOYOTA en el centro, y cuatro faros LED rectangulares sobre los indicadores. El toque final es el bómper cromado, algo típico durante los años setenta u ochenta. 

Viéndola desde el frente no se ve mal, pero en el instante que usted decida verla de perfil sabrá cuál es el problema. El frente de la Hilux actual es ligeramente afilado, casi como una cuña. Con esta cara plana, la nariz de la Hilux se ve más larga por los costados, recordando al pico de un pato visto de perfil. Dejaré que usted decida si vale la pena tener una Toyota Hilux moderna con el rostro de una Land Cruiser, o si es mejor buscar un ejemplo clásico de alguna de las dos. Encontrar una Land Cruiser con platón o cama de carga también es válido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí